Campeón, una historia que contar…

Capítulo I

Desde 1982 a 1994… Nacimos como todo aquel que llega a una nueva vida, pequeños, desprotegidos.

Esta es la historia de la Peña Campeón, vista por nosotros, sentida y vivida desde dentro de nosotros mismos

Por José Fernando Bermúdez López

Cuando recordamos nuestra vida, la mente, ese mago que hace desaparecer las malas experiencias y a la vez recrea, moldea y acentúa las buenas nos hace contar los hechos de forma onírica, irreal…

Cuantas veces nos hemos sonreído cuando el abuelo ha contado un historia… Una de sus célebres “batallitas”. ¡Qué perfecto es el mundo, qué grande es el ser humano!

Pues esta es nuestra historia. Al menos como nosotros la recordamos. Llena de momentos, instantes que vivimos sin etiquetarlos y que disfrutamos tuvieran el cariz que tuvieran, vinieran en el sentido que lo hicieran.

Nuestras palabras pueden ser torpes, nuestros recuerdos moldeados por nuestra mente, pero no la historia, nuestra historia, nuestra batallita de ya más de treinta y tres años está aquí, sujeta al inmaleable juicio de nuestro álbum fotográfico

Pues no la dilatamos más, ahí va… Esto somos la Peña Campeón, porque esta es nuestra vida…

El nacimiento de una Peña

1982.-

El comienzo de esta historia ya queda bastante lejos en el tiempo, muchos cambios han ocurrido, ropa, música, jóvenes que se convierten en padres, hijos que crecen. Aunque el primer año que la Peña Campeón salió a la calle fue 1983, el verdadero nacimiento ocurrió unos meses antes, en junio de 1982 en donde un grupo de jóvenes (unos pocos) abandonaron una peña ya existente, y decidieron iniciar otro camino diferente fundando una nueva peña con ideas nuevas y otra forma de hacer las cosas, algo que caracterizará a la Peña Campeón hasta hoy.

Este inicio se produjo en la antigua casa de Miguel Romera “el Panes” y de Maruja, junto con Bartolomé, Mara,  José Martínez “El Ché”, Fátima, Isidro y Bienve, era una pequeña reunión de amigos, en donde acordaron realizar la primera reunión oficial el 3 de julio en el bajo de Vélez (junto a la carretera de Murcia).

Tal día  acudieron también a la reunión Antonio de Molina, María Dolores, José Manuel Ferrer, Crucita, Pepe “Carricos”, Maruja, Cosme, Paquita Sequero, Miguel Martínez, Mari Cruz…; pronto se incorporarán más amigos en esta aventura.

En dicha reunión se barajaron algunos nombres como, Peña Juventud, Caballo Andaluz, y la que contó con la aprobación de la mayoría fue la propuesta por Bienve, Peña Campeón, ya que el objetivo sería desde entonces aspirar a lo más alto, habiéndose conseguido en 4 ocasiones (1996-1997, 2012-2013).

Otra señafoto_10 de identidad fundamental que va a vertebrar la historia y evolución de la peña será que todo el manto sea realizado íntegramente en Caravaca y por los mismos componentes de la Peña, en contra de la costumbre de esos años 80, en la que se acudía a Lorca masivamente (por suerte ahora las cosas han cambiado). Fueron así el diseño de ese 1983 realizado por Perico “El Alto” y Miguel “El “Panes” que a su vez también sería presidente; saliendo el bordado de las manos de  Mara y  de las hermanas Maruja y Bienve Ortiz. Después de más de 30 años de enjaezamientos, la Peña puede decir orgullosa que nunca el bordado ha salido de fuera de la propia Peña.

Tal era nuestro afán por aprender dentro del mundo de los Caballos del Vino, que algunos meses antes de salir a la calle en 1983, puesto que apenas teníamos experiencia en el arte de vestir un caballo, acudíamos varias semanas a vestir un caballo en la finca de Torregodínez, poco a poco fuimos aprendiendo, siempre con el estigma de que no sabíamos vestir como otras peñas, pero gracias al empeño, hemos demostrado en los últimos años que sabemos sacar a la calle unos de los mejores caballos vestidos el día 2.

1983.-

Aquel primer año en la calle, 1983,  sfoto_26e expuso el día 1 en la carretera de Murcia, junto al a tienda del “Carricos”, ya que todavía no teníamos nuestro actual refugio, se bordó los primeros 2 años en la casa de Maruja Ortiz en la calle Aurora, en la faldas del castillo, el mismo lugar donde todo se inició. Fue un manto azul con motivos blancos, se quedó en un meritorio 8º puesto, sacamos un caballo blanco propiedad del rejoneador Orenes de Murcia, los componentes recuerdan que el día 2 fueron repartiendo globos blancos y azules a todo el que se acercaba a ver al caballo y también en la exposición del día 1. Ese año y el siguiente el caballo se vistió en la esquina de la Gran Vía y la avenida Juan Carlos I en el local de Emilio López.

1984.-

El siguiente 198foto_254 sacamos a la calle un manto verde oscuro diseñado por “el Che” y Perico “El Alto” que se llevó el 7º premio, fue uno de  los años que se votó con tablillas numeradas en la balconada del castillo. Como aspecto a destacar fue el primer año en que salió nuestra actual bandera, ya que el anterior fue bordada y a conjunto con el manto; desde este año la peña no la ha cambiado (aunque sí aligerado su peso, que era considerable); también este año se incorporan al bordado Mavi y Loli.

1985.-

En 1985 tuvieron lugar varios cambios importantes, el bordado se trasladó a la casa de la “Botica de Las Columnas” muy cerca defoto_13l Hoyo, siendo un año de mucha unión ya que era un punto de encuentro todas las semanas para los componentes tanto sábados como navidad…  El diseño lo realizó Martín, de terciopelo negro, motivos azules y rojos, se llevó el 6º premio.

Es muchas veces recordado como anécdota que al elegir el caballo de ese año, su dueño nos “convenció” que el caballo “crecería un palmo de aquí a las fiestas”, palabras textuales, cosa que como os podéis imaginar no ocurrió, así aprendimos otra lección inesperada.

1986.-

Lo más recordado de 1986 fue el caballo que se trajo, no por su belleza o elegancia que la tenía, sino por los problemas que dio el día 1 y 2. El día 1 por la tarde en la esquina de Correos se asustó con una banda de música, se escapó y en su huida saltó por encima de un R-5 golpeando la luna delantera y hundiendo pafoto_17rcialmente el techo, y a pesar de todo pudieron irse a Alicante de donde eran, con la luna agrietada. El día 2 fue muy problemático para vestirlo, además en la puerta de los frailes el caballo se tiró al suelo repetidas veces y partió el pecho,  prácticamente se desvistió, se tuvo que llevar a la cuadra de Miguel “El Chendo” que fue donde se vestía todos los años, en la calle Junquico; fuimos ayudados por “El Platanito”, Juan “de Garfer”, Salvador “El Florete” (que fue presidente del Bando años más tarde), Antonio “El Gamba” a vestir un caballo nuevo que nos ofreció “ El Pelargon” (20 años después nos volvió a ofrecer otro caballo), pues el nuestro era imposible volver a vestirlo. Casualmente ese 1986 cosechamos unos de los peores resultados en enjaezamiento de nuestra historia, fue un 9º puesto.

1987.-

En 1987 el diseño fue a cargo de Bruno, un manto rojo y oro, al que se lefoto_9 concedió un premio especial como el mejor manto bordado íntegramente en Caravaca, siendo presidente del Bando José Luis “Pajarón”, fue este el primer año que sacamos un caballo marrón, rompiéndose la tendencia de caballos blancos. También se incorporó al equipo de bordado Lola en el oro, además fue el último año  que nos bordó la seda Juani “la bordadora”; a partir del año siguiente la seda saldrá de las manos de Cati, labor que desempeñó hasta el año 2001. Este año como innovación siendo presidente del Bando José Luis “Pajarón” el concurso de caballo a pelo se realizó en la Avenida de los Andenes, y el siguiente año  donde ahora se encuentra la prolongación de la Gran Vía.

1988.-

Al año siguiente en 1988 se volvió a apostar por un caballo blanco, también diseñado por José Antonio Bruno, un mafoto_16nto azul marino, inspirado en abanicos en todas las piezas. Se cambió el lugar de bordado, comenzando el primero de muchos años en los que se bordó en el altillo o nuestro actual refugio, incorporándose al bordado Luci; el puesto obtenido fue un 7º premio.

Este año la Peña adquirió nuestro actual local, gracias a la venta que se realizó de electrodomésticos durante los años anteriores (alcanzándose las 200 ventas en un año), sería un eje fundamental para consolidar la Peña dentro de los Caballos del Vino, así como para apostar definitivamente por los primeros premios. Además este fue uno de los años que se realizó la venta de juguetes de cara a la Navidad para financiar la actividad de la Peña.

1989.-

1989 fue un gran salto adelante, se apostó muy fuerte para entrar dentro de los 3 primeros premios, un gran cambio en foto_20el estilo de bordado y diseño, siendo realizado por Antonio Pérez Elvira, se recuerda como el manto llamado de las “hojas” por  la gran cantidad que llevaba. Se le concedió un 5º puesto, pero cabe destacar que la mayoría de los votos recibidos fueron 2ºdos y 3ºeros, excepto una peña que nos votó para el último puesto, y debido a que no existían penalizaciones en aquellos años, este hecho nos hizo descender hasta el quinto puesto.

Fueron en estos años cuando comenzaron las 24 horas de Truque, Domino, Billar, Futbolín, Dardos…, consiguiendo relanzar el juego del Truque en estos típicos campeonatos que llegaron a alcanzar los 18 equipos.

1990.-

1990 es recordado por el gran aguacero que cayó durante todo el día 2, y para la peña fue el año del pecho que homenajeo a una gran amiga y caballista Josefa “La Chava”, mujer de un gran amigo de la Peña Diego “El Pijuefoto_19las”, dicho pecho se cedió en depósito al Ayuntamiento y actualmente se encuentra en el museo de los Caballos del Vino. El diseño fue de Pérez Elvira, obtuvo un 3º premio de enjaezamiento, siendo la primera vez que se estaba tan cerca del primer puesto.

A raíz de lo sucedido en las votaciones el  año anterior, uno de los componentes más queridos y recordados de la Peña Campeón, como fue Santos Manjón,  desarrolló un sistema de votación con penalizaciones (el primero de la historia), el cual fue aprobado por el Bando, y se sigue aplicando en la actualidad, con diversas modificaciones.

1991.-

El año 1991 fue en lo climatolfoto_3ógico muy parecido al anterior, ya que es recordado en Caravaca como el año que casi nevó, e incluso cayó un poco de aguanieve; pero en cambio los resultados en enjaezamiento fueron muy diferentes pues se bajó el nivel y caímos hasta el 7º puesto, el manto es recordado por unos grandes jarrones en las mantas, fue este el último año que se bordó sólo los fines de semana.

Fue en este año cuando se iniciaron en nuestro refugio unos bailes festeros los días 2,3 y 4, los primeros  años con la orquesta Rusadyr y más tarde con la mítica “Orquesta La Tribu” organizados junto con los Templarios.

1992.-

El siguiente año, 1992, se intentó innovar el enjaezamiento, con un manto rojo con un calado en el oro con fondo, fue de los prifoto_5meros  calados que se realizaron en los Caballos del Vino, no dando el resultado esperado pues era difícil apreciar todo el trabajo que se había realizado, llevándonos un poco esperado 8º premio.

Este fue el primer año que renovamos nuestra indumentaria con pañuelos y faja roja de terciopelo, pues en los años  anteriores llevábamos el pañuelo y faja de mismo color que el terciopelo del manto, a partir de estos años el bordado casi tapaba la totalidad del terciopelo. También abandonamos ese año el pantalón blanco “lechero” y comenzamos a sacar pantalón negro hasta el día de hoy.

1993.-

1993 es recordadofoto_6 por el pecho que salió a la calle con una gran fachada de oro del Castillo y por la cenefa de flores lilas, volviendo a apostar muy fuerte por alcanzar los primeros premios, quedándonos en el 4º puesto, más cerca que muchos años pero todavía muy lejos de donde alcanzaríamos más tarde.

Se cumplía este año la decimoprimera participación en los Caballos del Vino, habían pasado los años y algunos hijos habían crecido y  comenzaron a participar activamente. Ese año subieron la cuesta Raúl Romera y Fran Aroca, siendo suplente Samuel Romera.

1994.-

Nunca se había apostado tan fuerte en el “Caballo a Pelo” como el año 1994, trajimos  un caballo negro azabache de Murcia que nos recomendó Miguel “El Chendo”, era espectacular y fue la sensación el día 1, tanto, que se llevó el 1º Premio a Pelo, por delante de grandes caballos. Fue un acontecimiento sin igual para nosotros sin igual, pues era la primera vez que hacíamos honor a nuestro nombre y poder cantar aquello de “Campeones”.foto_21

En lo que se refiere al enjaezamiento fue un manto realizado por Antonio Pérez Elvira al igual que nos lo venía diseñando desde 1989, seis años consecutivos, y conseguimos un sexto
premio. Sería la última vez que la Peña Campeón no aspiraba directamente a un primer premio, a partir del siguiente año todo cambió e hicimos todo lo posible por revolucionar el enjaezamiento en los Caballos del Vino.