Capítulo IV. Nuevas perspectivas. 2005 – 2008

Por José Fernando Bermúdez López

2005

Desde la fundación de la Peña en 1983, todos los presidentes habían sido de la misma generación, nuestros padres. En el 2005 cambió esta norma no escrita. El presidente fue Miguel Martínez “Michel” y su junta directiva estaba compuesta principalmente por los hijos de los socios que la fundaron; se puede decir que los ramales pasaron a nuevas manos, siempre muy ayudados por nuestros progenitores. Bonita mezcla de experiencia y nuevas ideas. Una de ellas fueron los famosos polos amarillos, los primeros en llenar de color la tarde del día 1.

El manto fue diseñado por Juanmi, con aspiraciones de primer premio. El caballo Alhabe se llevó un 2º premio en El Hoyo, pero lo más importante sucedió vistiendo el caballo en los bajos de Vélez. La casualidad, las circunstancias, la mala suerte… Se puede atribuir a lo que se quiera, pero sucedió así. Un percance al asustarse el caballo con la traca de las 7 de la mañana, que en ese bajo retumbaba especialmente, hizo que no pudiéramos terminar de vestirlo Teníamos que buscar otro caballo. Muchísimos caballistas nos ofrecieron un animal para poder salir (a todos ellos gracias). Finalmente vestimos un caballo de Salvador “El Pelargón”, de nombre Danzarín. Era más pequeño. Lo comenzamos a vestir a las 8 de la mañana, no en las mejores condiciones y a las 9 estaba listo. Lo subimos desde su cuadra por el Camino Viejo del Salvador. Por allí pasó Salvador en su coche con algunos caballistas de la Peña Luminoso que también nos ayudaron. Nos comentó que tuviéramos cuidado que ese era un caballo de carrera (algo que hasta ese momento desconocíamos). Los allí presentes nos miramos las caras y dijimos “¡Ya da igual, de perdios al río!”.

Los caballistas nos recibieron a las 9 y media en la Glorieta y después en la Simona con un aplauso atronador. El caballo se empinó varias veces. Con el arrojo de nuestros caballistas se pudo correr. Como comenzaría a ser costumbre al llegar a la meta del Castillo con el resultado de “¡Carrera Nula!”.

Nos premiaron con  un 5º, el manto le estaba muy grande a Danzarín. Todo daba igual, se tenía por bueno con  lo vivido aquel día. Un recuerdo imborrable para todos nosotros. La fiesta de aquella noche fue una catarsis de proporciones mágicas. 

Nos había picado el insecto de la Carrera. En junio de ese año la Peña decidió a propuesta de los jóvenes que íbamos a apostar por el Enjaezamiento como siempre y también por la carrera. Algo que hasta entonces era impensable, un equilibrio difícil.

Empezamos a vivir un mundo que nos había sido ajeno. Correr en los caminos con Danzarín, en el Pino, en Bonete…, con la ayuda del “Pelargón” y algunos caballistas del Luminoso, le pusimos valor y arrojo y como no, llegaron los golpes, las caídas, algún punto que otro, cosas propias de correr en los caminos, todo formaba parte de aquello.

2006 

Ese 2006, el bordado se trasladó a su lugar actual, la casa de la Nueva Joyería de la Calle Mayor.  Juanmi diseñó un precioso manto con redes de pescar. Un manto de tamaño más pequeño que años anteriores. Mas la providencia nos tenía guardada una sorpresa. Al bajar a por el caballo a su cuadra, este había sufrido una “subida” y estaba totalmente hinchado. No lo podíamos sacar. El movimiento pendular de la historia surgía una vez más. La situación volvía a repetirse. Sacamos un caballo hermano de Danzarín, de nombre Nadador. Tal era el parecido que muy pocos notaron el cambio, y nosotros tampoco íbamos pregonando lo sucedido. En la cuesta no pudimos completar la carrera con los 4 caballistas. En enjaezamiento obtuvimos un 7º puesto, muy por debajo de nuestras expectativas. 

2007

En 2007 seguimos preparándonos en los caminos con Danzarín. Nos deshicimos de los polos amarillos, en un intento de cambiar nuestro infausto destino (personalmente me gustaban). Nos diseño una nueva creadora, Victoria. Ese 2 de mayo fue un día muy lluvioso. El manto muy diferente a lo que veníamos sacando no gustó. Para colmo, los flecos de plumas, con el agua, se afearon. Fue un año muy duro,. No estábamos acostumbrados, no sólo a no optar a un primero, sino a no descender. Finalmente recogimos el 11º puesto. Recuerdo la entrega de premios con mucha tensión. En la cuesta se repitió la carrera nula. Competíamos contra auténticos gigantes y no pudo ser. Lo habíamos intentado más no pudimos alcanzar nuestro objetivo. Decidimos cerrar una etapa preciosa y volver a sacar caballos solo para vestir. 

Es posible que a alguien, desde fuera, pueda parecer que nuestra incursión en la carrera fue algo negativo. En nuestro recuerdo, nuestras cuitas, las muchas dificultades, permanecen como experiencias preciosas, que nos hicieron crecer y madurar. Sobre todo nos hicieron felices. Merece la pena ser vividas por un Caballista. No nos arrepentimos y volveríamos a intentarlo. Podemos decir que hemos vivido las dos vertientes de una fiesta única. Los Caballos del Vino.

2008

Para 2008 sacamos un caballo de nombre Cachalote, propiedad de Enrique “El Gato”, bastante grande, obteniendo el 3º premio a pelo en el hoyo. El diseño lo realizó Gema Reinón. Un manto que tampoco gustó. Nos alejabamos de nuestros objetivos. Cachalote nos sorprendió en la cuesta realizando una carrera válida en tan solo 11,717, que hasta día de hoy es nuestro mejor tiempo. En enjaezamiento volvimos a repetir en el puesto 11º y volvimos a pasar muchísimos nervios en la entrega de premios. Nos habíamos estancado, pero aquello no iba a durar para siempre.